top of page
Buscar
  • Foto del escritorEquipo DPsico

TIPOS DE PENSAMIENTO DISTORSIONADO PARTE 3


RAZONAMIENTO EMOCIONAL: creo sin dudarlo que lo que estoy sintiendo es completamente verdadero, si me siento como una persona fracasada, entonces es que "tengo que" ser una persona fracasada con todo lo que ello conlleva. Sin tener en cuenta que las EMOCIONES, por sí mismas, NO tienen validez: son productos del pensamiento.

FALACIAS DEL CAMBIO: creo que una persona va a cambiar para adaptarse a mí, porque mi felicidad depende de los actos de los demás. Para ello tengo que presionar a los demás lo suficiente. Toda mi atención y energía está dirigida a conseguir que los demás satisfagan mis necesidades. Para tal fin pongo en marcha estrategias como echarles la culpa, exigirles, ocultarles cosas y negociar.

ETIQUETAS GLOBALES: realizo juicios de valor globales en los que generalizo una o dos cualidades, ignorando toda la evidencia que vaya en contra. Así convierto mi visión del mundo en estereotipada y unidimensional.

CULPABILIDAD: yo focalizo la CULPABILIDAD en mí propia persona exclusivamente, me martirizo constantemente por ser incompetente, insensible, estúpida, por ser muy sensible... Sin embargo, lo habitual es que la CULPABILIDAD implique que otro se convierta en el responsable de elecciones y decisiones que realmente son de nuestra propia responsabilidad. En este caso, no sucede así.

LOS "DEBERÍA": Yo me comporto de acuerdo a unas reglas INFLEXIBLES, INDISCUTIBLES y muy CONCRETAS, que son las que marcan la relación con todas las personas. Yo, por tanto, adopto el rol de JUEZ con los demás: "deberían conocerlas, deberían seguirlas..." Así como mi propia persona se ve obligada a hacer algo o comportarme de una determinada forma sin cuestionarme si objetivamente esto tiene sentido. Los DEBERÍA (debería, habría de, tendría que...) implican mucho sufrimiento interno y ajeno.

TENER RAZÓN: yo me pongo a la DEFENSIVA, teniendo que probar continuamente que mi punto de vista es el correcto, sin que me interese o importe una opinión diferente a la mía, porque cada decisión que tomo es JUSTA, todo lo que hago/digo está bien hecho/dicho, porque NUNCA me equivoco. Por supuesto, esto no ocurre así, y cuando los hechos no encajan en lo que yo creo, mi estrategia de afrontamiento para salvar esa disonancia es la ignorancia.

LA FALACIAS DE LA RECOMPENSA DIVINA: yo me comporto correctamente, esto es, sacrificándome por los demás, trabajando duro..., esperando siempre algún tipo de recompensa o reconocimiento especial de los demás. Pero mientras esto llega, me vuelvo cada vez más hostil, con más resentimiento, me voy quebrando poco a poco tanto física como emocionalmente.




Equipo DPsico


Fuentes:


  • Ellis, Albert; Grieger, Russell (2008). Manual de Terapia Racional-Emotiva. 10° Edición. Ed. Desclée de Brower.



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page